Only logical behavior

Archivo para junio 14, 2008

16

Ya que se termina el día, voy a hacer un balance del año.

Después de todo no ha sido un mal año, fueron peores los 15. No empecé los 16 con muy bien pié, pero cuando terminé 4º la cosa mejoró la cosa. He vivido muchas cosas que no había vivido antes, un año de experiencias, sí señor. Abrir los ojos, encaminar mi futuro y que pase lo que tenga que pasar. No he descubierto que soy un genio y no lo sabía aún (creo), así que me tengo que dedicar a estudiar.

Ahora se me echa un año más encima, con su responsabilidad correspondiente, con las experiencias que le siguen. Un año menos por vivir y uno más vivido; y mi último año como menor de edad :/.

Se acaba el día y yo soy un año más vieja. Muchas gracias a mi familia y a Laurito :$.

• Tired – Adele

Anuncios

You did something to me…

Números, todo empezó por números.

No me encajaban los números y les echaba la culpa por eso, tú les tenías miedo; me dijiste “me gustan tus números”, yo quería empezar de cero y tu tocar el infinito. Ahí empezó todo, ese tira y afloja que tanto molaba. Teníamos curiosidad el uno por el otro: empezamos a hacer bromas privadas por si el otro las pillaba y el resultado era siempre la respuesta del otro, luego empezamos a matarnos a preguntas, a juegos como “yo nunca” pero sin beber porque los dos eramos sanos y deportistas (o eso decíamos).

Luego ya empezaron los juegos entre nosotros, los dibujos en la espalda de animalitos raros, las carreras por terminar los ejercicios primero, calcular de cabeza algunas operaciones. Te hacía gracia como toqueteaba la calculadora cuando estaba pensando un ejercicio y las cosas ilegibles que pongo en los márgenes. Hiciste que quisiese que llegase la tarde (hasta en mates) para verte. Tus preguntas existenciales, vuestros chistes malísimos, nuestras teorías conspiratorias sobre que el Sistema Solar era la cubicación del elipsoide, saberse de memoria el grado de inclinación de los planetas exteriores con respecto al eje x…

Y finalmente de lo mental pasó a lo físico, nos atrevimos, traspasamos una línea que teoricamente ya estaba calculada. Un poquito de miedo que siempre que te veía se apagaba, eras la pieza del puzzle que me faltaba por encajar, hiciste un mundo para los dos en el que me hacías sentir realmente especial. Eras un mundo infinito.

Y luego pasó lo que pasó; yo decidí marcharme porque si no lo hacía podría quedarme para siempre. Y te perdoné (cosa que suelo hacer bastante poco) porque consideraba que todo lo que me habías dado pesaba más que aquello. Al fin y al cabo, en el último día no terminamos tan mal.

Así que yo vuelvo a mi mundo. Hoy te añoro y te recuerdo, pero mañana partiré de cero. Y seguiré navegando a la deriva hasta atracar en nuevo puerto

Nube de etiquetas